En el año 2007 se reunieron un grupo de personas en su mayoría mujeres, cristianas pertenecientes a diferentes denominaciones, con el fin de llevar refrigerios y recreación a los niños y niñas del barrio San Nicolás de Bello, se recogían donaciones con las cuales se elaboraban de 500 a 600 refrigerios semanales, siendo repartidos en la calle del sector, toda esta labor social se realizó de la misma forma durante 1 año, durante el cual y por medio de A partir del año 2008 se contó con la otorgación de la personería jurídica, por parte del ICBF Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, posteriormente se levantó la edificación de la sede.
Dando continuidad con el trabajo que se realizaba con los menores, complementando con alimentación, vestuario y formación integral.